Del éxito de un lanzamiento y la acogida que tenga en nuestrxs clientxs potenciales, va a depender en gran medida la viabilidad de nuestro negocio.

  1. Explica qué representa tu marca y será más fácil que tus clientxs lo entiendan

El primer punto que debes tener en cuenta para lanzar una marca es que es consecuencia de una serie de reflexiones, de análisis y de diagnósticos que has realizado para elaborar tu estrategia de branding. El diseño de tu marca está justificado por una serie de conceptos y de mensajes que quieres transmitir. Colores, tipografía, símbolos… tienen un por qué que tú conoces, pero que no es ni absoluto ni matemático.

La mejor manera de que tu clientx potencial comparta contigo esos conceptos es que expliques qué es lo que representan todos los elementos que componen tu marca. Cuando explicas por qué has utilizado un color y no otro, una tipografía y no otra, qué es lo que simboliza el icono de tu logo, condicionas la forma en que van a ver los demás todos esos elementos y acercas su visión a la tuya (o a la que quieres desarrollar).

  1. Cuenta una historia: el valor del storytelling

El segundo punto a tener en cuenta es que tu marca tiene que contar una historia a tus públicos. Lo que te pido es que el marketing y la comunicación corporativa tengan una historia que quieras contarles a tus clientxs, un hilo conductor que coincida con su motivación para comprar.

La marca es la representación de nuestra forma de hacer productos o servicios. La marca tiene que representar el «por qué hacemos lo que hacemos» y el branding es un proceso de gestión de la marca que se realiza a través del marketing y la comunicación corporativa.

No tiene sentido que tengamos una marca y no haya un hilo conductor, un storytelling, que conecte nuestra forma de ver la empresa, los productos, con nuestrxs clientxs. Ese hilo conductor, ese storytelling, debe tener un elemento de cohesión reconocible en la marca.

  1. Busca la mayor visibilidad posible

El tercer punto a tener en cuenta en el lanzamiento de una marca es la visibilidad. Los primeros pasos de una marca son muy importantes y es el momento de conseguir la máxima visibilidad posible.

Lanzar una marca es un acto de comunicación a tus públicos-objetivo (clientxs potenciales, medios de comunicación, líderes de opinión, stakeholders…). Pocas veces vas a tener un motivo más justificado para ponerte en contacto con ellxs sin que les pidas expresamente que gasten su dinero.