Trabajar en equipo no implica necesariamente tener éxito, ya que resulta indispensable que los miembros o empleadxs dejen de actuar como parte de un grupo y que asuman como propio el objetivo del equipo, para alcanzar los beneficios esperados. Para poder lograr un buen trabajo en equipo será preciso:

  • Fijar unos objetivos y metas comunes.
  • Potenciar la comunicación entre sus integrantes.
  • Implicar a todos los miembros en la toma de decisiones.
  • Propiciar la adquisición de una responsabilidad compartida.
  • Festejar todos los éxitos alcanzados por el equipo.
  • Utilizar la diversidad como elemento diferenciador y ganador.
  • Establecer lazos de confianza entre sus miembros.
  • Promover el entendimiento entre las partes.
  • Fomentar el compromiso mutuo.

No hay que olvidar que, a todo lo anterior, debe añadirse que las empresas tendrán que ser capaces de proporcionar al equipo los recursos y herramientas necesarias para que el trabajo pueda llevarse a cabo, sin que existan barreras de ningún tipo.

Las ventajas del trabajo en equipo

El trabajo en equipo aporta numerosas ventajas, especialmente en lo que se refiere a la productividad de las empresas. Tal y como se mencionaba, la unión de los conocimientos y aptitudes de los miembros incrementa su fuerza y lleva al éxito a la organización que lo promueve.

Es más, actualmente una de las cualidades mejor valoradas por lxs profesionales de Recursos Humanos en los procesos de atracción del talento, es que lxs futurxs empleadxs sean capaces de trabajar en equipo y se impliquen a fondo en las tareas o proyectos en común. Entre las ventajas más destacables del trabajo en equipo, si se siguen adecuadamente las recomendaciones señaladas anteriormente, destacan las siguientes:

  • Incrementa de manera considerable la calidad del trabajo.
  • Se consigue llegar a unas mejores ideas, decisiones y soluciones.
  • Favorece la imaginación y la creatividad.
  • Las decisiones tomadas en conjunto suelen tener mejor aceptación en las empresas.
  • Ayuda a crear un clima laboral más afable y dinámico.
  • Todos los miembros se sienten involucrados en el proyecto.
  • Fomenta el desarrollo de las relaciones interpersonales positivas y cooperativas.
  • Aporta una mayor seguridad a aquellos miembros que en principio se sienten más inseguros.
  • Promueve la fluidez en la comunicación entre todas las partes.
  • Ofrece la oportunidad de mostrar las fortalezas y virtudes individuales.
  • Incrementa el compromiso de todos los miembros del equipo.
  • Al compartir tareas y responsabilidades, el nivel de estrés se reduce.
  • Mejora del desempeño y calidad del trabajo, lo cual aumenta la productividad.
  • Potencia el esfuerzo por alcanzar los objetivos establecidos.
  • Permite finalizar cada proyecto o tarea de manera mucho más rápida y ágil.
  • Fomenta el respeto mutuo entre todos los miembros.